4x4 Todoterrenos

4x4 Todoterrenos

Consejos de conducción de un 4x4

Equipo recomendable para rutas TT:

Si tienes posibilidad, monta un arcón en tu vehículo con los elementos más básicos: eslinga o cincha de remolque, un compresor pequeño, dos grilletes, un reparapinchazos, botiquín, herramientas básicas, una navaja, una pala y unas planchas de arena desmontables. Una emisora de banda ciudadana tampoco sobra, en muchas zonas la cobertura de los móviles es deficiente y es una manera de pedir ayuda en caso de problemas. Puedes dejarte asesorar por nuestros técnicos, y conseguir estos accesorios en nuestro taller.

Evita realizar vadeos (pasos por agua). Si no hay más remedio hay que tener en cuenta estos consejos:

  • Realizaremos una inspección exhaustiva del punto de entrada. La profundidad de un río se sabe analizando los rizos del agua al chocar con el fondo. Si no hay rizos, es una zona profunda.
  • Poner siempre las marchas cortas.
  • La velocidad ha de ser adecuada para que el frontal haga una pequeña ola a su alrededor sin llegar a cubrir el capó.
  • Si la corriente es fuerte, ata el coche con una eslinga al vehículo de detrás como si formara un tren.
  • Al salir del agua, hay que secar los frenos, lo conseguirás realizando frenadas cortas, rápidas e intermitentes.

Para atravesar trialeras (zonas lentas y difíciles) lo mejor es no perder la calma y tener mucha paciencia. Conducir muy despacio por estas zonas evitando que se golpeen los bajos es el mejor consejo.

Analizar nuestro recorrido y entrar despacio en primera corta y haciendo uso del embrague para afrontar los obstáculos también nos ayudará.

Si estamos ante una zanja, lo mejor es pasarla en diagonal y muy, muy, lentamente.

Si estás circulando sobre barro, recuerda que es muy importante frenar con mucha suavidad y anticipación, el sistema antibloqueo de frenos (ABS) que de tantos problemas nos puede sacar, cuando aparece el barro, puede convertirse en uno de nuestros peores enemigos. La suavidad en el manejo del coche puede evitarlo.

Para subir una pendiente (una vez que has comprobado que tras coronarla no te vas a encontrar con una sorpresa desagradable), debes engranar una marcha corta (si se puede afrontar en segunda velocidad, mejor que en primera). Mantener una velocidad constante vigilando las posibles pérdidas de tracción.

Si no se puede afrontar la pendiente, es posible que el coche se deslice hacia abajo: CALMA. Podemos practicar lo que se denomina “maniobra de rescate” que consiste en calar el coche y mantenerlo frenado con el pedal. Después hay que insertar la marcha atrás, arrancar y soltar el pedal del freno. El coche descenderá marcha atrás muy despacio; si ves que pierde la trayectoria dale un poquito de gas por un momento, la recuperará.

Para descender una pendiente pronunciada hay que cambiar el chip. Piensa en que tanto el freno como el embrague son tus enemigos: ¡no los toques! Engrana una marcha corta (primera o segunda corta) y déjate caer. Si la trasera de tu vehículo tiende a adelantarte, un golpe de gas y un poco de contravolante pueden solucionar el problema, pero, recuerda, nada de freno ni embrague.